Escogiendo un seguro para tus hijos

Escogiendo un seguro para tus hijos

Todos queremos lo mejor para nuestra familia, nos preocupamos por ella día a día, por su salud, bienestar y más por el futuro, ya que no sabemos qué va a pasar y si podremos asegurarles una vida tranquila. Por este motivo es fundamental escoger el mejor seguro para tus hijos.

Muchos dicen que la escuela es lo único que le dejas… ¿por qué sólo limitarte a dejarle una universidad asegurada si también puedes dejarles un patrimonio y tranquilidad para su futuro?

Cómo padre de familia uno de tus principales objetivos es proteger a tus seres queridos en caso de que llegues a faltar y asegurarle a tus hijos un futuro exitoso y con todas las posibilidades de seguir adelante.

Hoy las aseguradoras te ofrecen la posibilidad de crear un fondo de ahorro para que tus hijos reciban dinero para su educación. Con un seguro para tus hijos, puedes ofrecerles la opción de seguir estudiando y prepararse mejor.

De acuerdo a estadísticas el bajo porcentaje de alumnos con título a nivel licenciatura, maestría o doctorado tiene que ver con la deserción escolar en ese nivel. Según las Estadísticas de Educación del INEGI, sólo ocho de cada 100 alumnos concluyen sus estudios superiores. Más todavía, de acuerdo con el informe sobre Educación Superior en América Latina y el Caribe, de la UNESCO, una de las principales causas de deserción escolar universitaria es el factor económico.

Ante este panorama, un seguro para hijos educativo es una alternativa para hacer frente a los gastos y las eventualidades futuras relacionadas con su educación.
El seguro para hijos educativo se define como un instrumento financiero, de supervivencia del menor, en el que durante determinado tiempo el padre, madre o tutor paga una prima (cantidad mensual, trimestral, semestral o anual) y el beneficiario recibirá al cumplir 15, 18 o 22 años, una suma asegurada para continuar sus estudios. Los seguros educativos tienen tres componentes:
Ahorro. Son las aportaciones periódicas denominadas primas para alcanzar la suma asegurada.

Seguro. Cubre el riesgo contra invalidez o fallecimiento de los padres o tutores, el cual podría afectar el cumplimiento de la meta.

Inversión. El ahorro acumulado crece con el tiempo para que no pierda su poder adquisitivo.

Este seguro para tus hijos está diseñado para conformar un ahorro que cubra la educación de los menores, a través de diversos planes que se diferencian de acuerdo con lo siguiente:
  • Cobertura (servicios incluidos o adicionales en el seguro).
  • Periodicidad del pago de la prima (anual, mensual, trimestral, etc.).
  • Edad del menor.
  • Sexo, edad, salud y hábitos del contratante (fumador o no fumador).
  • Suma asegurada.
En los seguros educativos el monto de la suma asegurada está en función de los ingresos de la familia, pero también de las expectativas académicas para el menor, pues se determina con base en la carrera o estudios de posgrado y, principalmente, con respecto al tipo de escuela, pública o privada.

Como cualquier producto de este tipo, te recomendamos investigar e informarte de las aseguradoras consulta seguros por Internet. Igualmente puedes utilizar las calculadoras en las que podrás ver cuánto podrán recibir tus hijos al final y sobre todo elegir una compañía confiable, como GNP Seguros. Todo para que puedas comparar y elegir el mejor producto, recuerda que es el futuro de tus hijos

Al momento de adquirir un seguro para hijos educativo:
  • Revisa que el seguro educativo cuente con un amplio rango de aceptación, es decir, que pueda ser desde un recién nacidos hasta los 18 años quien pueda tenerlo.
  • Verificar que el seguro ofrezca protección por fallecimiento del menor y del padre o tutor.
  • Contratar los seguros educativos a una edad temprana del hijo, pues entre menor sea, más bajo será el costo de la prima.
  • Revisar que tenga la opción de contratar un fideicomiso para garantizar que la suma asegurada se destine al pago de colegiaturas.
  • Solicitar la opción de pago de primas que mejor se ajuste sus necesidades: Anual, Semestral, Trimestral o bien Mensual.