¿Cómo asegurar su patrimonio?

¿Cómo asegurar su patrimonio?

Tu familia merece lo mejor y para garantizarle vivir tranquilo lo mejor es proteger tu patrimonio.

Patrimonio es el conjunto de bienes y derechos pertenecientes a una persona, física o jurídica.

Tu casa o departamento, es tu hogar y si te preocupas porque no falte nada, debes proteger tu patrimonio para ti, y para tus seres queridos en caso de fallecimiento o accidente. La idea de tener un seguro para tu casa o auto, es para que todos vivan tranquilos sin tener que gastar su dinero frente a un siniestro que no tenían contemplado.

Casi nadie piensa, mañana me van a robar, o ¿un huracán? ¿cuándo? si esta no es zona de huracanes… pero cuando un siniestro de cualquier tipo pasa, pensamos, por qué no tuve un seguro.

Hay planes donde puedes asegurar sólo lo del interior de la casa. En algunas coberturas la póliza será menor en los casos de robo o intentos de robo, la aseguradora se hará cargo, sólo de los desperfectos que sufra la estructura de la vivienda (techos, paredes, suelos, etc.) y no pagará ningún tipo de indemnización por los bienes que hayan sido sustraídos. También puedes cubrir el contenido, como el mobiliario y bienes que se encuentran dentro de casa. Si se asegura también el contenido la compañía indemnizará por el 100% de los bienes que hayan sido robados. A la hora de contratar una cobertura de este tipo se ha de tener en cuenta que no es lo mismo un robo, que un hurto o un atraco, también llamado expoliación. Se considera robo cuando media la fuerza sobre cosas para sustraer algún bien; atraco o expoliación cuando se intimida o fuerza a las personas; y hurto cuando no interviene la fuerza. Son tres conceptos que pueden parecer lo mismo por lo que conviene distinguirlos para conocer bien las coberturas y las exclusiones de la póliza.

No obstante, los seguros de hogar en casos de robo también tienen exclusiones. Por ejemplo, cuando los objetos robados o hurtados estuviesen en una terraza, jardín, trastero o espacio abierto aun cuando pertenezcan a la vivienda.

También suelen excluir los hurtos de dinero o joyas, aunque sí está cubierto el hurto de otros bienes asegurados. Además, si al firmar la póliza se declara que se dispone de medidas de seguridad, como pueden ser las alarmas, y en el momento del robo no están activas, la compañía se negará a hacerse cargo del siniestro. Por último, cabe recordar que tras un robo, hurto o expoliación es imprescindible presentar una denuncia a la Policía. La compañía exige este documento para cubrir el siniestro. Si no hay denuncia, el robo queda sin cubrir

Para comprar un seguro que proteja tu patrimonio es necesario comparar precios, tener la información necesaria, hablar con amigos y aprender más para obtener el mejor producto.

Algunos pasos importantes que debes tomar para conseguir un seguro que proteja tu patrimonio:

Habla con amigos y personas de confianzas. Averigua quién ha tenido buenas (y malas) experiencias con sus compañías y agentes de seguro. Es buena señal cuando alguien está contento con su agente. También puedes leer las opiniones de otras personas en línea.

Obtén cotizaciones en línea y compara precios. Hay varios servicios en el Internet que sirven de "mercados de seguro" y algunos te pueden dar una cotización en sólo minutos.

Puedes comenzar con compañías grandes, reconocidas, estables y que proveen un servicio al cliente aceptable.

Recuerda que el precio es importante pero la seguridad también lo es: Si a tu compañía de seguro se le acaba el dinero tu también tendrás problemas. Puedes averiguar qué tan estable visitando los sitios de PROFECO o CONDUSEF.

Aprende más. Estarás más preparado para tomar las decisiones correctas mientras más sepas sobre el seguro del hogar. El sitio INFOFÁCIL es un buen lugar para empezar, pero también existen otros sitios Internet que pueden ofrecerte más información.

Es cierto que no siempre se cuenta con los recursos para afrontar este tipo de eventualidades, por eso lo menos que debes hacer es considerar invertir en seguros básicos, es decir, aquellos que por ley deben ofrecer las compañías aseguradoras para brindar un grado de cobertura a los clientes ante ciertos riesgos.

Aunque la cobertura de este tipo de seguros es básica, las personas pueden prevenir y acceder a una póliza de vida, automóvil, salud, gastos médicos y accidentes personales.