Soluciones para seguro de negocios

Soluciones para seguro de negocios

Existen diferentes opciones en el mercado para seguro de negocios, conoce cuales.

En un ambiente de crisis como el que hemos vivido recientemente en México, las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) pueden presentar una mayor vulnerabilidad ante posibles decrementos en su flujo de efectivo, incremento en las tasas de crédito y mayores plazos de cobro a sus respectivos clientes, entre otros factores.

Si adicionalmente se presentara algún evento catastrófico, las consecuencias pueden ser mucho más graves: un robo, accidentes de sus vehículos o una inundación, tendrían impactos severos en la salud financiera si no está debidamente protegida con un seguro de negocios.

Hoy los seguros de negocio no representan un impacto fuerte, ya que son proporcionalmente más baratos que contratarlos por separado como persona física. El hecho de estar protegidos ante las eventualidades que incluso pueden ocasionar el cierre de la empresa, no se puede tomar a la ligera ni ser considerado un "gasto" que pueda ser suprimido, sino una inversión en tranquilidad.

Por otro lado, la solución para las PyMEs no debe quedarse en un solo rubro, ni ser un producto diseñado para una persona física. Recibir una oferta parcial dificulta la toma de decisión del dueño e incrementa el costo de los productos.

Existen varias aseguradoras con áreas especializadas en seguros de negocios que brindan asesoría, consejos y programas diseñados especialmente para este sector. Acercarse a ellas se traduce en el beneficio de contar con una oferta de valor más amplia a un precio adecuado. Lo ideal es tener una oferta integral que cubra las necesidades básicas de la pequeña y mediana empresa, tales como:
  • Cuenta de cheques con beneficios especiales.
  • Producto para el manejo de la nómina con beneficios tanto para la empresa como para el empleado.
  • Banca electrónica.
  • Tarjeta de crédito empresarial.
  • Créditos para financiar activos y capital de trabajo.
  • Seguro de muerte accidental.
  • Seguro de autos: a partir de cierto número de vehículos el precio es preferencial, lo que reduce el costo de asegurarlos individualmente. Existen diferentes opciones de coberturas, desde daños a terceros hasta amplia.
  • Seguro de daños: contra incendio, terremoto, inundación, robo y daños a terceros.
  • Las soluciones pueden ser adaptadas a las necesidades de la empresa.
En el caso de las pequeñas y medianas empresas es crucial la protección de bienes y de la actividad en general. Para aquellos empresarios que buscan proteger su negocio de robos, incendios y otros riesgos,

Hay compañías de seguros que ofrecen una cobertura completa tanto del edificio y los contenidos en una misma póliza como:
  • Pérdidas y daños por incendio y otros eventos imprevistos y fortuitos, como factores climatológicos, vandalismo o imprudencia.
  • Robo de mercancías (materia prima o productos terminados, en exhibición o bodega).
  • Responsabilidad civil por personas e inmuebles (productos y arrendatario).
  • Daños e instalación de cristales por accidentes y actos de vandalismo.
  • Daños o pérdida del equipo electrónico por vandalismo, clima, impericia, corto circuito.
  • Daños y pérdida de maquinaria por impericia, cortocircuito o rotura intencional.
  • Gastos de remoción de escombros.
En México sólo el 5% de las PyMEs cuenta con algún seguro de negocios, lo que pone en riesgo la inversión y el patrimonio de éstos, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Y aunque existen coberturas separadas que pueden responder a las necesidades individuales de cada negocio, lo ideal es contratar un seguro de negocio múltiple, es decir, un paquete diseñado para proteger integralmente a estas empresas y a la medida.

Proteger a las PyMEs es fundamental para el desarrollo económico del país, el seguro de negocios debe cubrir todos los riesgos propios de la operación del negocio, que puedan ocasionar una pérdida de los activos y la continuidad del negocio, ya sean incendios, riegos catastróficos, pérdidas consecuenciales, robo, errores profesionales u omisión y Responsabilidad Civil.

Partiendo de la premisa de que cualquier negocio representa una inversión de tiempo y dinero, todas las empresas sin importar su tamaño deberían estar aseguradas, aunque existen algunas que por sus características tienen mayores riesgos.