Planificación de un seguro educativo

Planificación de un seguro educativo

Garantizar los estudios de tus hijos desde ahora te dará más beneficios a futuro gracias a un seguro educativo.

Un seguro educativo sirve para brindar protección y ahorro para la universidad de tus hijos una buena planeación le permitirá:
  • Ayuda a acumular el dinero necesario para pagar al educación superior de tus hijos cuando llegue el momento de enviarlos a la universidad.
  • Provee el dinero necesario para toda la educación de tus hijos incluso si llegas a fallecer prematuramente.
  • Si por alguna razón ya no puedes seguir aportando porque perdiste tu empleo por un accidente o invalidez, este seguro educativo garantiza apoyar a tus hijos económicamente hasta concluir sus estudios.
En nuestros días tiene mucho sentido pensar en la educación como una inversión o fuente de oportunidades para nuestros hijos, pues estar preparados para los retos laborales de la actualidad y del futuro nos asegurará la estabilidad de nuestras finanzas personales.

La planeación de la educación de nuestros hijos, busca asegurar mejores oportunidades laborales y de calidad de vida, es proyectar una inversión a largo plazo que puede resultar redituable, tanto económicamente como de aprendizaje.

Sin embargo, es una realidad que la educación privada es costosa y no siempre prepara adecuadamente para las cambiantes necesidades de la realidad laboral. Además vemos que cada año aumenta su costo, por lo que elegir una opción educativa que contemple calidad a un precio bajo debe ser una decisión analizada con tiempo.

Por lo que garantizarles una educación de buen nivel se puede pensar en un fideicomiso, un seguro educativo, o financiamientos proporcionados por asociaciones civiles o por las mismas instituciones educativas.

Cada una de estas opciones, más que representar un gasto, debe considerarse como una inversión, pues brinda a nuestros hijos la posibilidad de desarrollar su inteligencia económica y financiera, de producir e incrementar su riqueza, con la finalidad de ejercer una profesión o tener un empleo que les brinde una buena calidad de vida.

En caso de obtener un contrato de fideicomiso se debe definir el monto y la periodicidad de los pagos de la suma contratada para el beneficiario, con esta decisión se asegurará que la suma asegurada se destine exclusivamente para cubrir las colegiaturas.

Un seguro educativo, te permite no sólo asegurarle a tu hijo una protección económica sino que también en caso que faltes, seguir estudiando sin preocuparse por el dinero. Además tiene beneficios adicionales como:
  • Muerte accidental del contratante: Donde se indemniza una doble suma asegurada.
  • Protege cobertura por invalidez: En caso de accidente o enfermedad, se indemnizará una suma asegurada especial por éste concepto.
  • Este tipo de seguro adicional a la protección por muerte de los padres, ofrece otra opción de ahorro e inversión, ya que se puede utilizar como una cuenta donde se pueden realizar aportaciones adicionales con rendimientos por encima de la media bancaria desde montos mínimos.
Con esta herramienta financiera se puede asegurar la educación futura de tus hijos, por lo que es importante incluirla en tu plan financiero familiar desde ahora, para que exista tiempo suficiente para acumular el ahorro necesario y los precios sean más bajos.

Es conveniente contar con la asistencia de los representantes de la compañía de seguros de tu preferencia, ya que como en todas las pólizas de este tipo, existen condiciones especiales para reclamar la indemnización, así como exclusiones para que opere la cobertura.

Es recomendable contratar este producto en dólares o en Unidades de Inversión (UDIS), a fin de que los recursos monetarios no pierdan valor en el tiempo, además de adquirirlo con antelación, pues entre más crezcan los hijos, se tendrán menos años para ahorrar y, por lo tanto, las mensualidades se incrementarán.

En el mercado existen diferentes instituciones que ofrecen los seguros educacionales y cada una tiene sus propias reglas para establecer los pagos, exclusiones, precios y servicios.

Todas las instituciones aseguradoras tienen cobertura en caso de invalidez, pues si el contratante tiene un accidente grave y no fallece, pero sufre alguna pérdida orgánica, la compañía podrá indemnizar, de acuerdo con un tabulador o tabla de porcentajes.

Una vez que se cumple la edad pactada en el contrato, la aseguradora tiene la obligación de entregar en una exhibición o en varias el dinero, aun cuando sus hijos decidan no estudiar una carrera universitaria.

Por otra parte, la Condusef reitera que es fundamental que los clientes lean a detalle las cláusulas del contrato, particularmente las exclusiones del seguro educativo y en caso de buscar mayor claridad, pedir al agente que se las explique de manera sencilla, con la finalidad de evitar sorpresas.