¿Cómo leer tu póliza de seguros?

¿Cómo leer tu póliza de seguros?

Conocer las condiciones de tu póliza de seguros te ayudará a evitarte sorpresas desagradables para resguardar tu seguridad.

Es importante leer y entender ciertas partes de tu póliza desde el principio, para saber cómo actuar en caso de siniestro o accidente y necesites hacer una reclamación. Los detalles a tomar en cuenta ya sea si se trata de una póliza de salud, negocio, auto o casa generalmente serán muy similares.

Leer y entender tu póliza te da los elementos para trabajar y negociar con el ajustador, y sobre todo evitar la trampa de las interpretaciones de la cobertura. Es muy importante entender que los costos de una póliza no son los únicos detalles a tomar en cuenta, y debes considerar otros términos de igual manera.
Ya sea si se trata de un seguro económico o el más caro del mercado las condiciones generales deben venir bien estipuladas desde el principio y tú las debes conocer.

Conoce tu póliza de seguros con estas sencillas recomendaciones:
  1. Lee con cuidado las condiciones generales
    La página de declaraciones resume tu póliza, enumera información vital incluyendo costos, los nombres de los asegurados, las fechas efectivas de la tu producto, monto de la cobertura, condiciones de salud, deducibles y aprobaciones. Llama a tu agente si alguna información es inexacta.
  2. Pon mucha atención al especificar quién es el asegurado
    El asegurado tanto en un seguro económico como en un seguro más costoso depende de la póliza de seguros y del tipo de daño que haya. En una póliza de seguro de auto, la definición de "asegurado" depende del tipo de cobertura. Si eres casado, es recomendable poner el nombre de ambos esposos en la póliza. Es importante que anotes con claridad el nombre de todos los asegurados.
  3. Lee con cuidado tu contrato de seguro
    En esta sección se describe lo que tu póliza cubre, así como los costos.Por ejemplo las pólizas de seguro de auto tienen contratos de seguro separados para las cuatro coberturas: responsabilidad civil, pagos de salud,conductor no asegurado y conductor sub asegurado, y daños al auto.
  4. Conoce las exclusiones de tu póliza
    Hoy en día existe un tipo de póliza que cubre casi todo tipo de valores, excepto lo que se nombren específicamente en la lista de exclusiones. Para tu seguridad es muy importante que al hacer tu contratación estés consiente de que tu valor en riesgo se encuentre especificado en tu póliza y bien definido bajo qué circunstancias se excluye o se considera en la cobertura.
  5. Encuentra las excepciones a las exclusiones.
    Las aseguradoras pueden recurrir el empleo de excepciones a las exclusiones para dar cobertura y así puedan controlar cuanta cobertura es dada para una perdida particular. Es más fácil excluir una perdida completamente y luego dar alguna protección, que tratar de excluir todo lo que la aseguradora no quiere dar de cobertura.
  6. Verifica siempre las secciones referidas.
    Cuando una póliza se refiere a otra sección, verifica esa sección referida inmediatamente.
  7. Presta mucha atención a las conjunciones.
    Si una póliza de seguros hace una lista de requisitos y usa "y", entonces todo los que está en la lista debe satisfacerse para aplicar la cobertura o exclusión. Pero si se usa "o", sólo uno de los requisitos se debe cumplir. O bien, el empleo del término "sin embargo" incluso puede significar que se puede olvidar de todo lo que se ha dicho inmediatamente antes, así que no olvides verificar éste cuando leas tu póliza.
  8. Entiende las definiciones.
    Las aseguradoras definen algunas palabras ampliamente. Por ejemplo "inundación" podría entenderse después de que se rompe una tubería en tu negocio, pero eso no se refiere a la definición de la aseguradora.
  9. Verifica el cumplimiento de las condiciones
    Si no actúas de acuerdo a las condiciones de la póliza, puede que no te hagan válidas las reclamaciones en caso de accidente
Por último, recuerda que lo más recomendable es preguntar a tu agente si no entiendes algo.