A manejar con precaución esta temporada de lluvias

En época de lluvias el riesgo de accidentes viales puede aumentar entre 15 y 20 %, de acuerdo al Centro de Experimentación y Seguridad Vial México (CESVI), debido a que los residuos de los vehículos como aceites y gasolina, entre otros, se quedan sobre el asfalto y dejan la superficie resbalosa. GNP Seguros comparte información sobre los principales riesgos y acciones de prevención ante éstos.

A MANEJAR CON PRECAUCIÓN ESTA TEMPORADA DE LLUVIAS  

En época de lluvias el riesgo de accidentes viales puede aumentar entre 15 y 20 %, de acuerdo al Centro de Experimentación y Seguridad Vial México (CESVI), debido a que los residuos de los vehículos como aceites y gasolina, entre otros, se quedan sobre el asfalto y dejan la superficie resbalosa, lo que aunado a la poca visibilidad puede derivar en un accidente vial.

En esta temporada se afecta las condiciones de los caminos y vialidades, entre los principales riesgos se encuentran: Cuando el carro acuaplanea (que se da cuando las llantas pierden contacto con el suelo debido a la capa de agua que se forma con la lluvia), encharcamientos profundos, vías inundadas y poca o casi nula visibilidad para el conductor.

Estos riesgos pueden causar serios daños para el vehículo, así como afectaciones al conductor, pasajeros e incluso a terceros.

GNP Seguros comparte información sobre los principales riesgos y acciones de prevención ante éstos: pérdida de tracción en las llantas, esto es la combinación del agua con el aceite que van dejando los autos produce una capa resbalosa en el asfalto que no desaparece cuando aumenta la intensidad de lluvia.

Reduce la velocidad, cuida de mantener el doble de distancia de frenado, al frenar hazlo despacio para evitar que las llantas se bloqueen, comienza reduciendo la velocidad y bombea ligeramente el pedal hasta que los frenos respondan.

Los encharcamientos son peligrosos ya que pueden dañar la transmisión y la marcha del vehículo ocasionando afectaciones serias; en inundación profunda: si el automóvil se encuentra varado en una zona inundada, se pone en riesgo de pérdida del vehículo y seguridad de sus ocupantes.